Salvarse por los pelos

La expresión procede de un tiempo en que se obligaba a los marineros a llevar el pelo largo. El argumento era que, llegado el caso de un naufragio o accidente, el marinero caído al agua pudiera ser agarrado por el cabello y ser subido al bote salvavidas

Carrito de compra
Ir arriba