Montar un Pollo

En el libro “Con dos huevos”, el “Glosario ilustrado de las expresiones más castizas” de Héloïse Guerrier y David Sánchez se atribuye el origen de esta famosa expresión a la palabra “poyo”, el banco de piedra que, arrimado a la pared, acostumbra a colocarse junto a las puertas de las casas de los pueblos. 
Derivado del latín podium, se denominaba de esta manera en el siglo XIX al podio o pedestal del que se valían algunos oradores en las plazas concurridas para pronunciar discursos que podían terminar en encendidas discusiones y polémicas

Carrito de compra
Ir arriba